Se trata de Daniel Giménez Vega, de 18 años, quien tenía antecedentes. Habría golpeado a un efectivo de civil para robarle el arma reglamentaria. Un cómplice fue detenido.

ESPACIO PUBLICITARIO, LA NOTA CONTINÚA DEBAJO.

Horas de tensión se vivieron el domingo en pleno centro de San Martín. Un importante operativo se había montado en el departamento del Este provincial, debido a unos incidentes entre hinchas de San Martín y policías, tras la eliminación del Chacarero del Torneo Federal Amateur, que no pasó a mayores. Pero cuando todo parecía volver a la normalidad, una serie de detonaciones de arma de fuego en la plaza departamental sorprendieron a los vecinos de la zona.

En el lugar, un policía de civil fue abordado por sujetos que intentaron robarle el celular y lo redujeron a golpes. En el piso, el efectivo sacó su arma reglamentaria y disparó contra los autores. Uno de ellos recibió tres impactos de bala y murió tras ser trasladado al Hospital Perrupato. El restante, escapó con la pistola 9 milímetros del funcionario, pero fue atrapado.

Cuando los policías identificaron al presunto asaltante fallecido, constataron que se trataba de Gustavo Daniel Giménez Vega, de 18 años, oriundo del barrio Los Parrales. El joven contaba con antecedentes previos y, por lo que los detectives esteños que alguna vez habían allanado su domicilio lo reconocieron rápidamente. 

Familiares del señalado malviviente, nacido un 12 de junio de 2002, se acercaron hasta el citado centro asistencial, tras ser alertados sobre el hecho. Entre gritos y llantos, identificaron al joven, quien quedó sin vida en la ambulancia, por lo que no alcanzó a ingresar a la guardia.

El cuerpo presentaba dos heridas de arma de fuego en el brazo izquierdo y la restante en el pecho, a la altura del corazón, que fue letal, de acuerdo con la información policial.

Al mismo nosocomio fue trasladado el sub ayudante, de 23 años, que fue blanco del asalto. Las patadas que le propinaron en el piso le provocaron una triple fractura en la zona nasal, pero estaba fuera de peligro.

En tanto, el tercer protagonista de la historia, identificado como Mariano Leonel Tello (21), presunto cómplice de Giménez, se dio a la fuga con el arma reglamentaria del policía en su poder.

Fue atrapado en un descampado calles Viamonte y Chubut, a unas 15 cuadras de la escena, escondido debajo de una camioneta. Mientras que la pistola fue hallada oculta en el techo de una bodega que estaba en ese sector.

El sospechoso y el efectivo policial quedaron a disposición del fiscal de La Colonia-San Martín Gustavo Jadur, quien trabajó en el lugar del hecho bajo las directivas del jefe de la Unidad, Oscar Sívori.

Fuentes allegadas al caso indicaron que la causa se encamina hacia la legítima defensa, con respecto al funcionario. Mientras que el detenido será imputado por el robo agravado y las lesiones en las próximas horas.

Caos en el Este

Fue alrededor de las 20.30 cuando el sub ayudante se encontraba disfrutando de su franco de servicio junto a su novia, con quien estaba sentado en un banco de la plaza principal, que lleva el mismo nombre que el departamento, en las cercanías de la esquina de 9 de Julio y Belgrano.

En la zona había una importante presencia policial, por el operativo tras el partido entre San Martín y Fadep, que terminó en derrota y eliminación de los locales. Hubo agresiones contra la comitiva del equipo presidido por el arquero Sebastián Torrico, por lo que los uniformados dispersaron a los fanáticos del León con gases lacrimógenos.

En medio de los incidentes, cuando parecía que estaban finalizando, dos sujetos abordaron al policía con intenciones de robarle el celular, surge de la investigación.

Al parecer, el joven integrante de la fuerza se resistió y hubo un forcejeo con los maleantes, por el que la víctima terminó en el piso. Fue allí cuando los dos sospechosos comenzaron a agredirlo con patadas.

Mientras recibía una golpiza, el efectivo pudo sacar su arma reglamentaria y efectuó varios disparos para defenderse, hiriendo de gravedad a Giménez quien falleció a los pocos minutos.

El otro asaltante, que resultó ileso, le arrebató la pistola 9 mm a la víctima y se dio a la fuga a pie, lo que provocó una intensa búsqueda con el helicóptero policial y que resultó positiva.

Fuente: El Sol