Imagen Ilustrativa

Luego de casi seis años de espera por parte de la comunidad educativa, la Subsecretaría de Infraestructura Social Básica concluyó el remplazo definitivo de toda la cubierta de techo de la Escuela 1-055 Corrientes, de San Martín.

ESPACIO PUBLICITARIO, LA NOTA CONTINÚA DEBAJO.

Además, se terminaron de colocar los cielorrasos suspendidos en aulas y galerías y se hizo el recambio completo de la instalación eléctrica en todo el emblemático establecimiento educativo del Este provincial. También se finalizaron dos ítems adicionales a la obra original: la instalación del nuevo sistema de desagües pluviales y las correspondientes alcantarillas en el patio que quedó bajo techo.

Con la obra ya finalizada, el Gobierno provincial invirtió casi $7 millones del presupuesto provincial y cumplió así con un viejo anhelo de docentes, alumnos y padres de la escuela Corrientes, ubicada en el radio céntrico del departamento.

Las tareas

Entre los trabajos que se realizaron figura la colocación 2.400 metros cuadrados de chapa de zinc enmalletada que remplazó a la antigua cubierta de teja colonial. Además, se instalaron cielorrasos de yeso suspendido en aulas y galerías, que también presentaba un desgaste importante debido a la
antigüedad del edificio.

A estas tareas se sumó la conclusión de la reparación integral de todo el sistema eléctrico de la escuela, dado que asimismo sufrió el paso de los años y la incidencia de las lluvias. Y se pintaron varios sectores del inmueble que lo necesitaban.

En tanto, hubo otro trabajo adicional que también se concluyó: la instalación de una cañería de agua que une el tanque elevado y los grupos sanitarios, que, junto al reacondicionamiento del sistema de desagüe pluvial, demandaron una inversión final que rondó los $500 mil.

La escuela Corrientes tiene nuevo techo y sistema eléctrico y ha hecho realidad un anhelo de la comunidad educativa, que ya lleva casi seis años de postergaciones, desde que la cubierta comenzó a presentar serios problemas de filtraciones a raíz de las lluvias.

Cabe destacar que el establecimiento nunca dejó de funcionar para el dictado de clases mientras duró la obra.

Por Redacción