A poco tiempo de la llegada del papa Francisco al país chileno, se estima que el doble de colectivos que se traslada en todo un verano hacia el mismo, cruce para el acontecimiento.

Miles de fieles serán partícipes de dicha visita al vecino país. En tanto, se espera que el incremento de cantidad de personas colme hasta 200 micros por día, cuando en situaciones normales de verano no llega ni siquiera a la mitad. Pero aunque sea un hecho multitudinario, confirmaron que no habrá libertad en los controles de aquellos que viajen por la llegada del pontífice.

Es por esto que se espera poder brindar atención en 24 horas a unos 200 colectivos, para que aumente además la capacidad de acción del horario nocturno. Como objetivo principal se busca darle a ese espacio de tiempo mayor fluidez.

En tanto, dicho incremento se debe exclusivamente a los creyentes que viajarán para recibir al Papa Francisco, aunque no se toma como una alternativa viable la de flexibilizar los controles a esos colectivos, por el momento.

Además Interpol controlará el ingreso junto a las autoridades del vecino país.

Por Redacción