El Gobierno de la Nación le negó a Mendoza autorización para retomar las reuniones familiares en la provincia tras recibir un pedido formal del gobernador Rodolfo Suarez. Nuestra provincia, otras 14 provincias y el Área Metropolitanta de Buenos Aires se encuentran bajo la modalidad de aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO).

Las zonas que están bajo la modalidad de aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) son el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), el resto de la provincia de Buenos Aires, Chaco, Chubut, Córdoba, La Rioja, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Salta, San Luis, Santa Cruz, Santa Fe, Santiago del Estero, Tierra del Fuego y Tucumán.

Según se explicó oficialmente, las medidas se deben a que «en muchas ciudades hay un aumento sostenido de casos, lo que provoca que el sistema de salud de esos lugares se encuentre muy exigido ante la necesidad de garantizar los cuidados necesarios a cada persona que lo requiera».

Según informó el área de comunicación del Gobierno de Mendoza, el escrito pedía que «dentro del ámbito provincial, se exceptúen de la obligación del aislamiento social, preventivo y obligatorio y de la prohibición de circular, las reuniones familiares».

La respuesta por parte de la nación llegó pronto y fue negativa. Entre los fundamentos, desde el equipo de Alberto Fernández dicen que: «En los lugares sometidos a ASPO no se pueden autorizar debido al artículo 17 del decreto 814/20 que explica que en ningún caso se podrá autorizar la realización de eventos o reuniones sociales o familiares en espacios cerrados o en domicilios particulares».

En el pedido Suarez aclaraba que la provincia «asumirá las tareas de fiscalización necesarias para garantizar el cumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio, de los protocolos vigentes y de las normas dispuestas en el marco de la emergencia sanitaria y de sus normas complementarias, incluyendo la observancia de los protocolos relativos a las actividades y servicios exceptuados del aislamiento social, preventivo y obligatorio». 

El ASPO (aislamiento social, preventivo y obligatorio) «no es Fase 1» sino una modalidad según la cual las personas pueden «únicamente desarrollar y circular a fin de realizar las actividades que han sido autorizadas, que abarcan tanto la provisión de productos y servicios esenciales y, actualmente, la realización de la mayoría de las actividades económicas y ciertas actividades sociales y deportivas recreativas».

Todas esas actividades deben ser desarrolladas de acuerdo a estrictos protocolos y control sanitario que hicieron posible su aprobación, según remarcaron las fuentes.

Bajo la modalidad del ASPO, las actividades pueden ser autorizadas por la jefatura de Gabinete en las localidades de más de 500.000 habitantes -previo pedido del gobernador- o por el propio mandatario provincial en los casos de localidades de menos de 500.000 habitantes.

Fuente Mendoza.net