Dada la incertidumbre de los mercados financieros el ministro de Hacienda, junto a su equipo de colaboradores más inmediatos: el secretario de Hacienda, Rodrigo Pena; de Política Económica, Sebastián Katz; de Finanzas, Santiago Bausili; y la Jefe de Asesores del Ministerio, Milagros Gismondi, Hernán  Lacunza anunció un paquete de medidas tendientes a «distender el desafío financiero de corto plazo para disponer de reservas suficientes para garantizar la estabilidad cambiaria e inflacionaria durante todo el período electoral, objetivo de primer orden del Presidente».

Básicamente, se trata del «reperfilamientos», extensión de los plazos de vencimiento de todos los títulos públicos de corto y largo plazo, como Letes, Lecap, Bonar 2020; Bonar 24; Discount, Par, entre el amplio menú en circulación, únicamente para los inversores institucionales y el Fondo Monetario. Por lo tanto:

1) No se verán afectada todas las personas humanas que hayan invertido sus ahorros en títulos de la deuda pública, en pesos y dólares. Seguirán cobrando en tiempo forma en cada vencimiento los intereses devengados y la amortización de capital. Tanto a corto plazo, menos de un año, como a largo, con maduración a partir de 2020.

2. La exención del alargamiento de plazo para las personas físicas abarcará tanto a las tenencias de bonos emitidos por el Gobierno nacional emitidos bajo legislación nacional, como extranjera. 

3. Tampoco serán sometidos al «reperfilamiento» del plazos para disponer de sus inversiones las colocaciones en caja de ahorro y a plazo fijos en pesos y en dólares en el sistema bancario.

4. Otros depósitos a la vista. Tampoco están alcanzadas las imposiciones en cuentas corrientes bancarias, ni las tenencias guardadas en cajas de seguridad.

5. Tenencias de cuotas partes en Fondos Comunes de Inversión de entidades financieras de personas humanas. Según el anuncio del ministro de Hacienda, esas colocaciones no estarán alcanzadas por la extensión de plazos, siempre y cuando estén las tenencias de la participación de títulos de la deuda pública estén individualizadas, en la proporción en la cartera de la inversión en la Caja de Valores. Sin embargo, exigirá una reglamentación específica.

 6. En el caso de las Lecap que venzan a partir de 2020, solo se extenderán 3 meses de plazo.

En todos los casos, Hacienda aclaró que «las personas humanas que tengan títulos públicos, a corto y largo plazo, no se verán afectadas, toda vez que el monto que acrediten en la cuenta comitente a la fecha de vencimientos sea igual o menor al monto registrado en esa cuenta el 31 de julio de 2019.

Asimismo, para despejar las exigencias financieras del período 2020-23, y que el mandatario que gane en las próximas elecciones pueda desplegar sus políticas económicas y sociales sin excesivos condicionantes financieros, el Poder Ejecutivo Nacional «elevará a la consideración del Congreso un proyecto de ley que provea las herramientas necesarias para promover un reperfilamiento voluntario de vencimientos de capital bajo jurisdicción local, sin quita de capital ni intereses y con la sola extensión de plazos», concluyó Lacunza.

Fuente Infobae.