Los diputados y senadores de Mendoza se encontraron con un aumento que supera los diez mil pesos gracias al aumento dado por la última cuota del arreglo paritario y la cláusula gatillo que beneficia a todos los empleados estatales.

Desde el FIT, la diputada Macarena Escudero salió a denunciar el incremento, legal, a través de las redes sociales y aseguró que se trata de un «nuevo dietazo», al mismo tiempo que volvió a reclamar que los legisladores cobren como los docentes.

Con esta suba, los diputados, por ejemplo, comenzaron a cobrar una dieta que supera los 120 mil pesos.

Desde la Legislatura se justificó el aumento de los legisladores y se informó que las remuneraciones de estos están regidos por la Ley 5811.

Esta norma indica que la dieta mensual de los Legisladores es el 95 por ciento del sueldo del Gobernador y que a su vez se calcular sobre el salario de los miembros de Administración Central. Esto significa que si aumenta lo que cobra el empleado, se afecta el sueldo del mandatario provincial y por eso mismo, también el de senadores y diputados.

Fuente: Medios