El Gobierno Nacional busca establecer nuevas restricciones para otorgar la Pensión Universal para Adultos Mayores (PUAM). Se trata de una asistencia destinada a quienes llegan a los 65 años sin contar con los aportes necesarios para jubilarse.

En Mendoza hay más de 7.400 personas que reciben ese beneficio, pero en principio no se verían afectadas por el endurecimiento de los requisitos.

Fuentes del Gobierno explicaron que las leyes no pueden ser retroactivas, por lo que las personas que actualmente reciben PUAM no tendrían que cumplir con la nueva reglamentación.

La reforma que se promovió a través del anteproyecto del Presupuesto 2019 plantea que “el goce de la Pensión Universal para el Adulto Mayor es incompatible con el desempeño de cualquier actividad en relación de dependencia o por cuenta propia”.

El texto que el lunes presentó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en la Cámara de Diputados, propone reemplazar con ese requisito el artículo 16 de la Ley Nº 27.260, que formalizó el Programa Nacional de Reparación Histórica para Jubilados y Pensionados.

La norma vigente indica que “el goce de la Pensión Universal para el Adulto Mayor es compatible con el desempeño de cualquier actividad en relación de dependencia o por cuenta propia” y que “los aportes y contribuciones que las leyes nacionales imponen al trabajador y al empleador ingresarán al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), y serán computados como tiempo de servicios a los fines de poder, eventualmente, obtener un beneficio previsional de carácter contributivo”.

Eugenio Semino, Defensor de la Tercera Edad, advirtió a este diario que la ley de Presupuesto no puede modificar una ley especial. “El anteproyecto no puede contradecir una norma que está vigente”, señaló.

Según el último informe de Estadísticas sobre Seguridad Social, con datos del primer trimestre del 2018, un total de 78.119 adultos mayores cobran mensualmente los $ 6.909 correspondientes a la PUAM. En Mendoza, los beneficiarios ascienden a 7.448.

“Las PUAM tienen todas las condiciones que tiene la jubilación ordinaria, pero no necesitan los requisitos de los aportes (contar con tres décadas de contribuciones) y el pago representa el 80% del haber mínimo”, detalló Semino.

El marco legal actual solamente advierte que no podrán acceder a la pensión quienes sean beneficiarios de “jubilación, pensión o retiro, de carácter contributivo o no contributivo”.

El Presupuesto que envió la administración de Mauricio Macri para su tratamiento legislativo también promueve la implementación de un sistema más riguroso para entregar la PUAM a aquellas personas que “presenten mayor vulnerabilidad”.

Para ello, el Gobierno Nacional planteó incorporar en la Ley 27.260 el siguiente texto: “La Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) en forma previa al otorgamiento de la prestación realizará evaluaciones socioeconómicas y patrimoniales sobre la base de criterios objetivos que fije la reglamentación, a fin de asegurar el acceso a las personas que presenten mayor vulnerabilidad”.

Fuente: Los Andes