Desde muy temprano llueve intensamente en la Boca, lugar donde se disputará el partido de ida por la final de la Copa Libertadores de América.

El pronóstico del tiempo venía amenazando desde hace días con complicar la primera super final, declarada como histórica.

Pasadas las 8.30 comenzó en operativo de seguridad en cancha de Boca, y ya se encontraban en el lugar 2 hinchas haciendo cola, para ser los primeros en ingresar. Está previsto que las puertas del estadio se abran cerca de las 13:00 y están previstos estrictos controtroles y cachos.

Hasta el momento la intensa lluvia no pondría en peligro la realización del partido y se aclaró que los asistentes no podrán ingresar con paraguas.

Por Redacción