En el último día hábil del año, el presidente Mauricio Macri firmó en Villa La Angostura, donde se encuentra de vacaciones, el descongelamiento de los sueldos de los más altos funcionarios del Estado.

El primer mandatario deshizo un gesto de austeridad de Cambiemos, con un decreto por el que unos 300 ministros, secretarios y subsecretarios recibirán un aumento del 20% en enero y de un 5% en febrero, para equipararlos a los incrementos que tuvieron los demás empleados estatales.

Los altos funcionarios no cobrarán los retroactivos pero percibirán a principios de 2019 el aumento que en 2018 recibió el resto de la pirámide de administración pública. A partir de entonces, subirán a la par de las paritarias acordadas con UPCN y ATE, los dos gremios de empleados públicos.

“Lo de congelar los sueldos fue solo un gesto. Son algo más de 300 personas y no es un factor que cambie los números del gasto público”, explicó un funcionario.

Este viernes a última hora, Macri rubricó la resolución que “saca del freezer” a los salarios de los funcionarios, incluido el del propio Presidente.

Fuente: Medios