El Presidente Mauricio Macri bajó la orden al bloque de legisladores de Cambiemos de no avanzar en la «ley Cornejo», la iniciativa del Gobernador de Mendoza para que los jueces paguen el Impuesto a las Ganancias.

El Presidente, en los papeles aliado del Gobernador Alfredo Cornejo, volvió a mostrarque a la hora de las decisiones relevantes el lugar de la Unión Cívica Radical es marginal y su influencia muy limitada.

Es que pese a que Cornejo había anunciado y militado la idea de obligar a los jueces a pagar Ganancias, la decisión de Macri fue en sentido contrario: limitarse a respectar el marco actual y que sólo paguen ganancias los jueces nombrados desde 2017.

Así, se echa por tierra lo que era una importante propuesta de Alfredo Cornejo, pero además se pone de manifiesto el mecanismo de toma de decisiones en la alianza Cambiemos.

La decisión de Macri fue congelar el proyecto al menos mientras se trata el Presupuesto 2019. La aprobación de la pauta de gastos es clave: Cambiemos tiene los votos justos, y la ley es un requisito indispensable para sostener el acuerdo con el Fondo que le garantiza al Ejecutivo garantizar el cumplimiento de los servicios de deuda durante el resto de la gestión Macri.

De todos modos, la jugada le dejó varios réditos a Cornejo: logró apropiarse del tema del pago de ganancias de los jueces, y como contraparte obtuvo mejoras en las condiciones impositivas del sector vitivinícola.

Fuente: Medios