Imagen ilustrativa

Un joven de 18 años se presentó en el día de ayer en la oficina Fiscal de San Martín y declaró que fue el autor del disparo que terminó con la vida de Pablo Escudero, el joven baleado el lunes por la noche en el barrio Venier de Palmira. Escudero recibió un disparo en el parietal izquierdo y falleció horas después en el Hospital Central.

ESPACIO PUBLICITARIO, LA NOTA CONTINÚA DEBAJO.

Federico Sosa junto a su familia y su abogado se presentó ante la justicia y declaró ser el responsable del tiro que le propino a quien era «su amigo de la infancia». «Efectivamente ayer se entregó este chico quien se puso a disposición de la Justicia de manera voluntaria junto a un letrado quien asesoró a la familia del joven para que se entregara. De inmediato quedó a disposición de la Fiscalía quien lo imputó por homicidio», comentó a Diario 2634, el Comisario Adrian Mendez.

Según lo declarado ante la fiscalía, los jóvenes «eran amigos de la infancia y que ese día se habían juntado a conversar sobre un arma que tenían que no funcionaba bien». En ese momento el arma se disparó accidentalmente y la bala impactó en la sien del joven Escudero quien horas mas tarde falleció.

Sosa por este hecho quedó imputado por homicidio.

Por Redacción