Mónica Beatriz Molina, una mendocina de 50 años, fue condenada por injurias a pagar la suma de 10.000 pesos, además deberá publicar en su muro durante siete días el fallo condenatorio.

La sentencia firmada por el juez penal Eduardo Martearena, es la primera en Mendoza que se expresa sobre este tipo de delitos que ha generado el cotidiano uso de las redes sociales.

Luego de que el mendocino Aldo Palacios se casara con Nilva María Dias Ephima, una funcionaria pública de Brasil, su ex mujer, la trabajadora social Mónica Molina, empezó a “escrachar” a la nueva pareja a través de las redes sociales.

Desde su cuenta de Facebook, Molina insultó durante tres años a la pareja: a él le decía “rata”, “maltratador”, “misógino”, “burro” y “corrupto”, afirmando falsamente que no le pagaba la cuota alimentaria de su hija.

Disparaba agravios contra la nueva pareja de su marido y la catalogaba como “gato”, “bien amaestrada”, “mantenida”, “que pruebe con trabajar”, utilizando también en los injuriantes posteos fotos de ella y de sus hijos y nietos que residen en Brasil.

En la denuncia se adjuntarom 26 publicaciones realizadas por Molina en su biografía de Facebook entre marzo y octubre del año pasado para que las viera cualquier usuario.

Además publicaba fotos de los denunciantes y mandaba mensajes privados a los familiares de la pareja con contenido injuriante. “Mierda”, “inmoral”, “deshonesto”, le decía a él; y a ella “figureti”, “gatita” y “cómplice de las mentiras de Palacios”.

El fallo sienta un precedente importante respecto de éste tipo de conductas en las redes sociales.

Por Redacción