La Justicia federal condenó este martes a Lucas Fernández, el ex auxiliar fiscal de Santa Rosa que abusó a dos niñas de 12 años en El Carrizal, Rivadavia, a principios de este año.

El joven recibió una pena de tres años y tres meses por facilitarle estupefacientes a las menores de edad. Hace poco menos de un mes había recibido una sanción de cinco años de cárcel por las vejaciones.

La situación de consumo de sustancias a la que estuvieron expuestas las niñas, surgió a través de las declaraciones que hicieron ellas mismas en una Cámara Gesell. Allí, relataron que el 25 de enero Fernández las invitó a dar una vuelta en su auto, cuando ellas se encontraban en la plaza Italia de San Martín.

Las víctimas subieron al rodado, donde también se encontraba un amigo del ex funcionario, llamado Matías, con quien fueron a comprar estupefacientes a un domicilio de la zona. Posteriormente, se dirigieron al departamento de Fernández, donde consumieron cocaína y marihuana.

Posteriormente, se dirigieron al Lago de Rivadavia, pero las drogas se terminaron, por lo que Fernández consiguió “tres bolsitas” de cocaína a cambio de un par de zapatillas y un celular.

Finalmente, el joven condujo hasta El Carrizal junto a las dos niñas, ya sin la compañía de su amigo, donde fue detenido por la Policía, que fue alertada por personas que pasaron frente a ellos.

En tanto, el consumo de estupefacientes por parte de las menores fue constatado por los peritos del Cuerpo Médico Forense, que detectaron la presencia de cocaína y marihuana en el cuerpo de las niñas.

Teniendo el hecho acreditado, y considerando que Fernández era consciente de que las víctimas eran menores de edad, el tribunal compuesto por los jueces María Paula Marisi, Alejandro Waldo Piña y Alberto Daniel Carelli, encontraron culpable al joven del delito de facilitación de estupefacientes con fines de consumo en forma ocasional y a título gratuito agravado por ser en perjuicio de ser menores de edad.

Por otro lado, elevaron una compulsa para que se investigue por el mismo hecho al amigo de Fernández, identificado como Matías Britos.

Fuente: El Sol