Hace tiempo atrás Abel Exequiel Villanueva, de 26 años de edad, llegó al hospital Arturo Illia del departamento de La Paz, junto a su pareja y su beba sin vida diciendo que su bebé, Karen Milagros se había caído de la cama y golpeado la cabeza.

ESPACIO PUBLICITARIO, LA NOTA CONTINÚA DEBAJO.

El fiscal Héctor Rosas, sostuvo que hubo negligencia, y tomó por decisión la imputación a los progenitores por la muerte de la pequeña de un mes. Aunque a los pocos días, quedó demostrado que la mamá de la beba, menor de 18 años, padece hipoacusia y un retraso mental que la dejó inimputable.

Su padre fue encerrado casi de 10 días encerrado pero recuperó su libertad. La Justicia esperaba el informe del cuerpo Médico Forense que determinaría las causas de la muerte para tomar esta decisión.

En conclusión, los resultados dieron afirmación de que la bebé no sufrió signos de maltrato infantil, y que la lesión craneal que presentaba la nena se correspondía con la argumentación de los padres y se vio agravada por una patología congénita que complicó la hemorragia.

La bebé de un mes falleció luego de caer de la cama, según testimonio de su padre.

Cabe destacar, que el fiscal a cargo, Rosas, aseguró a distintos medios que se cambió la carátula del caso de, homicidio agravado por el vínculo por homicidio culposo, ya que Karen estaba a cargo de un hermanito de menos de un año.

El fiscal aún sostiene que hubo descuido y el joven padre quedó en libertad.

Por Redacción