Llega la temporada de poda y por una tradición errónea, algunos vecinos deciden realizar la tarea ellos mismos e incluso llegan a talar de los árboles. En ese sentido, la delegación municipal de Palmira, recuerda a que el corte, poda, tala, raleo de ramas y aplicación de productos en el arbolado público debe contar con autorización del municipio y advierte que hay multas para quien realice estas tareas sin el permiso.

ESPACIO PUBLICITARIO, LA NOTA CONTINÚA DEBAJO.

El municipio comenzó la poda con agentes especializados en la tarea, ya que el desrame debe proteger además de la salud de la planta, los tendidos eléctricos, de telefonía y televisión. También se hacen tareas en las ramas bajas para aumentar el radio de visión de peatones y automovilistas. Los cortes deben ser a una altura de 2,5 metros aproximadamente, a partir del nivel de acera en el caso de circulación peatonal y de 4 metros en el caso de circulación vehicular.

En caso de realizar una remoción, el pedido, debe ser elevado al municipio, quien analizará el tema solicitado. «Quisiera recordarles a los vecinos de Palmira que un árbol es vida y por eso mismo, les pido no hagan podas indiscriminadas. Existe personal autorizados para esa tarea, aunque debemos tener en cuenta que debido al coronavirus el personal es reducido por ahora”, dijo el delegado municipal, Ángel Bottero y agregó: “Pido a los vecinos de los lugares a los que todavía no hemos llegado tener paciencia».

En Palmira, como en tantos otros lugares de Mendoza, la arboleda es añeja y todo un privilegio en el plano ambiental. Por eso, la manipulación del arbolado es una tarea que requiere aspectos técnicos y su tarea puede ser abordada sólo por conocedores.

Desde la delegación señalaron que durante la semana se observó poda ilegal e incluso alguna de ella de alta peligrosidad. Uno de estos casos generó en Palmira el corte de calle, problemas en la circulación de vehículos e incluso daños a propiedades vecinas. Estas alarmas fueron suficientes para activar un seguimiento minucioso de los casos de poda indiscriminada y consecuente elaborar las actas de infracción que sean necesarias para desterrar esta práctica.

Botero, también señaló que, «si algún vecino quiere la poda que pida autorización y un profesional hará la tarea. Nuestra intención es educar y no multar, pero si se observan daños por una acción indiscriminada, nos veremos en la obligación de aplicar sanciones. La ordenanza es clara y específica que la poda no se debe hacer sin la autorización del municipio”.

Prensa MGSM