El pasado lunes 31 la Dirección General de Escuelas realizó el primer examen de jerarquía directiva de Mendoza, en el que se postularon 3.576 docentes.

Para la primera instancia rendida,  los docentes que pretendían llegar a ser directivos, recibieron durante meses una capacitación  desde la Subsecretaría de Planeamiento y Evaluación de la calidad Educativa y Dirección de Educación Superior.

Llamando la atención de todos, se encontraron con dos directores suplentes  copiando en el examen, uno de ellos uso la famosa técnica de los machetes, tenía diez bajo la manga.

El mismo aspirante advirtió al comenzar el examen, que la situación de rendir lo ponía muy nervioso y eso le daba ganas de orinar de forma permanente, lo que al veedor a cargo de la sala le pareció sospechoso.

Sin embargo, para él no fue difícil detectar al docente suplente con un puñado de machetes. En ese momento avisó a las autoridades de mesa, e inmediatamente se labró un acta ante un escribano, por lo que se evaluarán sus antecedentes. Se le podría dar de baja en su cargo y por un año no podría presentarse a concursar por ningún cargo, confirmó Francisco Fernández, director de Asuntos Jurídicos de la DGE.

Otro caso de un aspirante copiador, también director suplente, en este caso de Educación Especial, que habría utilizado un dispositivo similar a un audífono, según comentó el Gobierno, el mismo contaba con alguien que le transmitía información. Luego del descubrimiento se aplicó el mismo protocolo. Aquí, intervino la Dirección de Educación Especial y será quien decida la sanción que se le aplicará al docente.

Esta primera instancia era escrita, por lo que se dispuso de veedores para controlar los exámenes en cada lugar.

Por Redacción