A partir de hoy, los 470 centros de prestación del servicio de diálisis en la Argentina no incorporarán a nuevos afiliados al PAMI. La decisión fue tomada a raíz, según la postura de las asociaciones que lo nuclean, al desfasaje entre el costo de cada sesión y el monto de dinero disponible para llevarla a cabo.
“Los casi 500 centros de diálisis que brindan atención vital en todo el país a más de 10.000 afiliados de PAMI se encuentran al borde de la quiebra debido a que el precio que reciben por cada sesión de diálisis no logra cubrir los costos mínimos que implica la prestación”, indicó el comunicado de las prestadoras de servicio.


La respuesta de PAMI
A través de un comunicado, PAMI explicó que presentó ante la Justicia Federal un pedido de «no innovar» en el marco de las amenazas de la Confederación de Asociaciones de diálisis de la República Argentina (CADRA), la Cámara Argentina de Productos y Servicios de Terapia Renal y la Asociación Regional de Diálisis y Trasplantes Renales de la Capital Federal y Provincia de Buenos Aires. 
Con esta medida apuntan a «evitar la suspensión de una prestación que podría afectar a miles de pacientes» tras las amenazas de corte de las instituciones que brindan ciertos servicios médicos.

Por Redacción