El Gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, en medio de la celebración por el resultado de Cambia Mendoza, se quejó del sistema D`Hont, la difícil fórmula que se emplea para repartir cargos legislativos.

El mandatario expresó a distintos medios que dicho sistema es ingrato, porque ya tenía en conocimiento que la cantidad de votos que consiguió el FCM no logra alcanzar, por ejemplo, para mantenerse en el quórum propio del Senado. Pero pese al triunfo del Frente Cambia Mendoza, el oficialismo “cederá” poder en la legislatura.

En las votaciones legislativas se renovaría la mitad de ambas cámaras: 19 senadores y 24 diputados.

El oficialismo ponía en juego 11 bancas y consiguió sólo retener 9 en la Cámara Alta. Mientras que el justicialismo también perdió un lugar, de 7 pasó a 6, y la Izquierda logró retener la única que tenía. Quien se convirtió en el gran ganador fue el Partido Intransigente, que desde el 1 de mayo del siguiente año ingresará al Senado con 3 representantes.

Con esta división, el partido de Cornejo a partir del año entrante contará con 19 senadores, el Justicialista con 14, el FIT con 2 y el PI con 3. Esto quiere decir que el FCM, tendrá que negociar con la oposición para obtener el quórum, siendo un problema que enfrentará el gobernador y que no tuvo hasta el momento.

El mismo inconveniente no lo tendrá hasta el momento de una votación, ya que ante cualquier igualdad entre oficialismo y oposición, se encargará del desempate la vicegobernadora de la provincia Laura Montero.

De igual manera, el Gobierno seguirá siendo mayoría en la Cámara de Diputados con 25 representantes, mientras el PJ quedará con 18, el FIT con 2 y el PI con 3.

Cabe recordar que la actual composición de dichas cámaras se mantiene hasta el 1 de mayo del 2018.por lo tanto, hasta esa fecha Cornejo podrá gozar del control total de la Legislatura.

Por Redacción