El próximo 15 de enero el papa Francisco llegarà al vecino país. Se espera que dicha eventualidad genere un gran flujo de vehículos argentinos hacia Chile. Con respecto a dicha situación, tanto el Gobierno argentino como chileno analizan diversas alternativas para agilizar el tránsito y evitar el colapso del Paso Internacional Los Libertadores.

En tanto, el subsecretario de Relaciones Institucionales del Ministerio de Seguridad, Néstor Majul, anticipó el pasado viernes, que una de las posibilidades es lograr que los vehículos circulen en tandas de 300, cortando el tránsito en Luján y en Uspallata, y que se repartan números entre los conductores, donde se deberá respetar a la hora de llegada al complejo fronterizo.

El gobernador de la comuna de Los Andes, Daniel Zamorano, dialogó con diversos medios y aseguró que; se podría aplicar una método similar por el lado de Chile, ya que estos cortes permitirán evitar las largas esperas en la zona de cordillera.

Luego agregó; «Genera bastante ruido el tema de los cortes pero es mejor que esperen abajo y no en alta montaña. No sólo hay que pensar en los automóviles sino también en los camiones y los buses».

Concluyendo, Zamorano argumentó con respecto a los trámites y revisiones que se llevan a cabo en el complejo fronterizo y las ideas para lograr agilizar. «Los trámites en sí duran entre 12 y 17 minutos; el problema no son las revisiones. Tenemos limitaciones de infraestructura y logísticas. No nos falta personal, el problema es que no tenemos donde colocar más puntos de atención. El próximo año comenzarán las obras del nuevo complejo Libertadores, que estaría listo para fines de 2018», cerró el Gobernador del vecino país.

Por Redacción