Una importante cantidad de denuncias se han desplegado en contra del programa de tratamientos aéreos para combatir la lobesia botrana llevado adelante por el ISCAMEN por aplicaciones de fumigación sobre cultivos. Desde la Asamblea por la Soberanía Alimentaria denuncian in constitucionalidad y contaminación y delito en contra la salud de los ciudadanos.

El reclamo principalmente es que no se realizaron los protocolos para comenzar con los operativos, incluyendo un informe de impacto ambiental sobre el clorantraniliprole o Coragen, que es el producto que se aplica.

Ante esto desde la Asamblea por la Soberanía Alimentaria se presentó un amparo judicial para que se de fin a las fumigaciones. Desde la ONG aseguraron que ya se llevaron muestras de agua contaminada que se extrajo en Junín.

Ante esto desde el organismo denunciaron: «el gobierno está poniendo en grave riesgo nuestra Salud. Para los movimientos socioambientales eso es fumigación. Sin evaluación de impacto ambiental, sin audiencia pública, sin avisar, sin cumplir el principio precautorio ante la aplicación de moléculas nuevas como el Clorantraniliprole y de Bacillus thurigiensis para el tratamiento de la polilla de la vid (Lobesia botrana). La solución propuesta se encuadra en su habitual estilo: improvisación y desidia».

Además desde la Asamblea argumentaron: «No se ha hecho la evaluación de impacto ambiental, por lo que se ha violado la Ley General del Ambiente 25.675 y la ley provincial 5961. Tampoco tenían resolución ni decreto que autorizaran las prácticas al momento de su inicio. No admitimos la fumigación aérea como método de control de plagas, son experimentos a campo abierto, en que la deriva y sus consecuencias hace que sea inviable la seguridad de este método».

«Los productos utilizados no son inocuos como ellos aseguran, son agrotóxicos de consecuencias dudosas. El Clorantraniliprole (marca comercial Coragen) en Chile es considerado potencialmente peligroso para el medio ambiente, muy tóxico para los organismos acuáticos, con efectos nocivos duraderos. La forma aérea de aplicación convierte su toxicidad de Banda Verde a Banda Azul, más tóxica aún. Esta semana fue prohibida la fumigación en San Carlos, atendiendo las razones de las organizaciones campesinas», expresaron desde la ONG Asamblea por la Soberanía Alimentaria.

Por otra parte el ingeniero José Luis Ranea, integrante de la Unión de Trabajadores Rurales, quien es oriundo de Nueva California, San Martín, viralizó un video donde muestra como se llevan a cabo las «fumigaciones» en la zona. Además el ingeniero explicó que: «si bien los síntomas de intoxicación no se pueden ver en el corto plazo, las aplicaciones de productos de síntesis química pueden producir problemas digestivos y congénitos».

Mirá el video:

Más pruebas que demuestran que miente el Iscamen acerca de cuidar a los pobladores rurales, hoy me tocó ahí……que paren de pulverizar. NVA California, San Martín

Posted by Jose Luis Ranea on miércoles, 1 de noviembre de 2017

Por Redacción