Un policía fue detenido esta mañana tras participar en un violento intento de asalto en una cochería de San Martín. El uniformado había dicho en la comisaría 25 de San José, donde presta servicio, que estaba enfermo. Además detuvieron a sus dos cómplices.

ESPACIO PUBLICITARIO, LA NOTA CONTINÚA DEBAJO.

Alrededor de las 8 de la mañana dos empleados de la “Cochería Flores”, ubicada en calle Balcarce al 385 de ese departamento del Este, fueron sorprendidos por tres asaltantes armados. Los delincuentes, mostrando un arma de fuego, intentaron reducir a los trabajadores, pero estos se resistieron y desataron una feroz pelen con los ladrones.

Tras esta fuerte resistencia, los delincuentes decidieron abortar su plan delictivo y escaparon del lugar en un Honda City color negro. Desde la cochería alertaron a las autoridades y aportaron los datos del rodado que utilizaron los asaltantes para escapar.

En calle Miguez y Ruta 50, un móvil policial identificó el Honda y lo interceptó. Pero en medio del operativo de aprehensión ocurrió algo que los sorprendió: el conductor del vehículo sospechoso descendió rápidamente y mostró su credencial policial.

Sin embargo, este intento desesperado del “poli-ladrón” para detener a sus colegas no tuvo éxito. Él y sus dos cómplices fueron aprehendidos.

Tras identificar a los ladrones, descubrieron que el conductor es un policía que presta servicio como motorista en la comisaría 25 de San José. “El entraba de guardia esta mañana, pero llamó a las 6 diciendo que tenía fiebre y que no vendría a trabajar”, confirmaron sus compañeros desde Guaymallén.

Al realizar un rastrillaje en las inmediaciones del rodado, a un metro y medio de la puerta trasera del rodado, se logró el hallazgo de un revolver cromado, que estaba entre las malezas dentro de una acequia. El policía detenido fue identificado como Oficial ayudante Jorge Alberto Funes (38),. Mientras que sus cómplices son Ismael Saldaña (20) y César Sosa (46).

Fuente Los Andes.