Se ofertará la línea construcción, para viviendas de 60 metros cuadrados, por alrededor de 3,5 millones de pesos, y la línea para ampliaciones de hasta 30 metros cuadrados por 1,2 millones de pesos.

Requisitos

La línea Construcción fue diseñada para realizar construcciones de 60 metros cuadrados. Pero, si la familia que se inscribe y luego sale sorteada tiene un ahorro previo, la construcción podrá ser de hasta 90 metros cuadrados. Un requisito clave para la inscripción de esta línea es contar con un lote escriturado en una fecha previa anterior al 4 de agosto de este año, que fue el día que se relanzó el programa Procrear.

Otro requisito para la inscripción será contar con entre dos y ocho salarios mínimos (entre 33.750 y 135.000 pesos). La gran incógnita que existe en la cartera que conduce María Eugenia Bielsa es si los trabajadores con los sueldos más bajos podrán acceder, debido a que para eso necesitan contar con un lote previo. En el Procrear del segundo gobierno de Cristina Kirchner las variables macroeconómicas eran otras, al igual que el poder adquisitivo.

Tasa de interés

“Las cuotas van a ser accesibles, pero la clave será tener un lote, por lo que se va a poner en juego qué municipios tuvieron políticas de planificación y ordenamiento urbano durante los últimos cuatro años”, describió Scatolini. Tras la apertura de la inscripción, restará definir la fecha del primer sorteo, aunque se espera que sea a fines de septiembre. Hasta el momento, se sortearon 34 mil créditos para refacciones de vivienda, por hasta 500 mil pesos.

Uno de los cambios de los créditos hipotecarios con respecto a cómo se instrumentó en el gobierno anterior será la tasa de interés. La actualización del monto adeudado y de las cuotas dejará de realizarse por inflación (a través de la UVA) y pasará a ser a través de una tasa nueva, llamada Hogar, que variará según los ingresos del solicitante.

Fuente: Telam