Se trata de Matías Alejandro Espiasse Pugh, quien se había fugado del penal de Ezeiza hace cuatro años.

ESPACIO PUBLICITARIO, LA NOTA CONTINÚA DEBAJO.

Personal policial logró capturarlo en un control de rutina cerca de donde Pugh residía, aprovechando que se encontraba solo, decidieron actuar. El acusado no ofreció resistencia.

La Justicia Federal de Mendoza, ordenó esta mañana un allanamiento a la propiedad donde el prófugo se alojaba, ubicada en Corralitos, Guaymallén. Se tenían datos certeros de parte de la policía sobre el paradero del condenado.

Espiasse, es acusado de matar a dos policías en 2007 durante un robo a un camión de caudales. Además se lo conocía como un «gran pirata del asfalto». Pero eso no es todo, el prontuario de Pugh es internacional. Hace dos años, se lo acusa de estar relacionado con una banda criminal que logró robar de un camión blindado 11 millones de dólares que estaba en el Aeropuerto Internacional de Chile. También está sospechado de asesinar a su pareja.

El Ministerio de Justicia de la Nación Argentina, había ofrecido 500 mil pesos de recompensa por su captura.

Al momento de la detención de Pugh, el acusado llevaba consigo dos armas de fuego. En la finca donde se encontraba el criminal, efectivos policiales encontraron teléfonos celulares, explosivos, un arsenal de armas y varios vehículos. Además también encontraron plantas de marihuana.

Por Redacción.