El Gobierno de la Nación en una sola línea del proyecto de reforma laboral, propone saldar, o por lo menos en parte, una vieja deuda de la legislación con los papás. Soló dice: «El trabajador gozará de las siguientes licencias especiales. Por nacimiento, 15 días corridos».

También expresa; el borrador prevé 10 días corridos por matrimonio y suma una licencia «por razones particulares planificadas: 30 días corridos por año calendario, sin goce de haberes». Se trata de un mes por año que los empleados pueden destinar, aparte de sus vacaciones y sin remuneración, a lo que ellos dispongan.

En el contexto de la licencia por paternidad, se trata de un ítem que difícilmente sea discutible respecto del Artículo 45 del proyecto de ley enviado por el ministerio de Trabajo y que hoy analizan diversos sectores.

Pero a pesar de que se pueda llevar adelante, queda mucho por hacer. Un documento reciente elaborado para Cippec, muestra que en Argentina, sólo el 47,5% de los trabajadores y el 51,1% de las trabajadoras que son padres o madres tienen cobertura de licencia, esto sucede porque hay un alto índice de informalidad laboral, que llega casi al 34% de los mismos.

«Sólo para trabajadoras formales en relación de dependencia, existe una licencia de 90 días para maternidad y 2 días por paternidad. Hoy, al ser la licencia por maternidad mucho más larga que la licencia por paternidad, se contribuye a la injusta sobrecarga de las mujeres en tareas de cuidado y a la discriminación por género en el mercado laboral», se comunicó un informe desde el Cippec.

Fuente: La Nación