La menor de un año y nueve meses fue llevada por su madre al hospital Saporiti de Rivadavia, el sábado por la tarde, diciendo que tendría un cuadro de deshidratación.

La pequeña fue derivada al hospital Perrupato de San Martín, donde constataron que tenía signos de violencia.

Pese a los esfuerzos por salvarle, la niña murió ayer domingo por la tarde. La bebé tenía traumatismo de cráneo, fractura de costilla, golpes en el hígado y los riñones, según el adelanto de la autopsia.

Por orden de Fiscalía de Junín- Rivadavia, fueron detenidos la madre y su pareja, bajo la causa de «homicidio agravado por alevosía», que contempla la pena de cárcel perpetua.