Así lo decidió la estadounidense VF Corporation, propietaria de ambas etiquetas, las tradicionales marcas de jeans Wrangler y Lee dejarán el país.

Fuentes de la empresa indicaron que la desactivación de los locales se irá dando a lo largo del año y despedirán a los 200 empleados de la compañía.

En tanto, en Chile y en Brasil la empresa podría seguir de la mano de licenciatarios o distribuidores. Una salida similar podría concretarse en Argentina, aunque a diferencia de los países vecinos, por ahora no hay avances.

El negocio textil fue uno de los más golpeados en 2018. Según el INDEC, la actividad en las empresas del rubro cayó 10,7% durante todo el año, con un pico de -18,3% en diciembre pasado.

Fuente: Clarín