Los progenitores del pequeño, Vanesa Rosario Díaz Contreras de 29 años y Exequiel Michael Arenas de 19, fueron formalizados por las graves lesiones que presentaba su hijo y decidieron no declarar ante la justicia.

ESPACIO PUBLICITARIO, LA NOTA CONTINÚA DEBAJO.

El día de ayer la pareja fue imputada. La misma se encontraba detenida desde el pasado martes luego de que su bebé, de tan sólo dos meses, llegara en los brazos de su madre al hospital Perrupato con hundimiento y fractura de cráneo y otra lesión osea en el fémur de su pierna izquierda.

Por lo tanto, el fiscal departamental Gustavo Jadur dictó su veredicto por lesiones graves agravadas por el vínculo a los padres del pequeño. Ambos se negaron a declarar y quedaron detenidos en la Comisaría 12.

La justicia espera los informes psicológicos para determinar si continuarán detenidos en la penitenciaría mientras avanza la investigación que los implica directamente.

El bebé fue trasladado al Hospital Notti, donde aún encuentra internado desde entonces. A partir de ahora el Órgano Administrativo Local debe buscar tutores que se comprometan al cuidado del pequeño.

Por Redacción