Entidades bancarias de San Martín registraron colas de jubilados de más de una cuadra durante la mañana de hoy. El banco Supervielle se vio desbordado y debieron asistir algunos abuelos que no resistieron el calor y la espera. 

ESPACIO PUBLICITARIO, LA NOTA CONTINÚA DEBAJO.

Tras la adhesión al paro total de actividades de 24 horas que se inició al mediodía del lunes y culminó ayer, varias sucursales bancarias del centro sanmartiniano lucieron al borde del colapso con filas que en algunos casos ocupaban toda la cuadra y daban la vuelta a la manzana.

El banco Supervielle ubicado sobre calle Boulogne Sur Mer de San Martín no fue la excepción. La cola de jubilados -que fueron a cobrar sus haberes- llegó hasta calle avellaneda y Albuera.

Esta situación se volvió caótica en horas del medio día ya que algunos abuelos no resistieron el calor y la espera, y sufrieron descompensaciones por lo que debieron ser asistidos. Además trascendió la información de que no funcionaba el sistema de aire acondicionado en el interior del banco lo cual complicó aún más la jornada que por muchos fue descripta como «un infierno».

Lo cierto es que los jubilados volverán a ser perjudicados con la medida de fuerza que determinó para mañana la Asociación Bancaria de Mendoza.

Los empleados bancarios pararán las últimas dos horas de atención al público en protesta por el ofrecimiento de aumento salarial que recibieron en paritarias. Por lo tanto mañana el funcionamiento de las entidades bancarias volverá a verse afectado. Será normal sólo hasta las 11. Entre las 11 y las 13 ya no se podrán realizar trámites.

Por Redacción