Imagen ilustrativa

Los delincuentes que fueron baleados por un gendarme y luego casi linchados por vecinos, aun se encuentran internados en el Hospital Perrupato. Luego de darles el alta serán trasladados al Penal.

ESPACIO PUBLICITARIO, LA NOTA CONTINÚA DEBAJO.

Hasta el día de ayer se encontraban incomunicados pero luego recibieron algunas visitas. Uno de ellos que presenta una fractura expuesta producto de los disparos, deberá ser intervenido quirúrgicamente. En tanto el otro aprendido es muy probable que no necesite mas que un yeso.

Se espera la evolución de ambos para luego seguramente ser traslados al penal, ya que poseen antecedentes.

Cabe destacar que los custodian cuatro uniformados, dos hombres y dos mujeres. Esta medida se tomó ya que en el día de ayer habrían sucedido episodios violentos con la madre de uno de los detenidos.

Por Redacción