En abril de 2016, Norma Trigo se hizo cargo de Santa Rosa, tras la escandalosa salida de Sergio Salgado que dejó al departamento con un rojo de más de 70 millones de pesos.

Casi un año más tarde, ganaba las elecciones con  el 61% de los votos. Uno de sus objetivos era ordenar las cuentas del municipio. A pesar de los esfuerzos por ordenar la comuna, Santa Rosa no publica los balances desde 2013. No cumplió Salgado y no cumple Trigo la ley de Responsabilidad Fiscal que obliga a distintos organismos del Estado ,entre ellos a los municipios, a rendir cuentas trimestralmente. Según la norma, la información tiene que estar disponible en internet para el acceso a los ciudadanos.

La última vez que Santa Rosa presentó todo el balance completo fue en 2013. En los años siguientes, están disponibles algunos informes pero no el de la última etapa del año que engloba los gastos e ingresos de todo el ejercicio.

En la página web del Tribunal de Cuentas no figuran los cuartos trimestres de 2016 y 2017. En 2017, solo figuran dos informes y 2016 está vacío. La última vez que Santa Rosa presentó los balances en tiempo, forma fue en 2007.

Hasta la Oficina de Presupuesto y Hacienda de la Legislatura se hace eco de la falta de información de la comuna y en un apartado aclara que excluye de los análisis de Ejecución Presupuestaria a Santa Rosa porque no hay información actualizada. “Este departamento sólo presentó los informes trimestrales del segundo y tercer trimestre del 2017, y el reporte anterior que presentó data de 2013”, dice el resumen que compara los datos del resto de los municipios.

El Tribunal de Cuentas ha multado al contador Gabriel Fernández con la suma de $8000 y al secretario de Gobierno, Marcos Nuarte, con $14000 por no presentar las rendiciones mensuales a tiempo.

Trigo admite un incumplimiento: “la página web puede que no esté actualizada. Se han presentado todos los informes, fuera de tiempo, pero se han presentado. De hecho el Tribunal de Cuentas nos ha estado haciendo pedidos por los informes de 2017”, aseguró la santarrosina.

Fuente: Los Andes