Después del veto de Norma Trigo, intendente de Santa Rosa, el peronismo pretendía ratificar la ordenanza que daba beneficio a los familiares de municipales. Pero se recibió una gran magnitud de críticas, y los ánimos y los votos desistieron de la idea.

La misma fue aprobada en Santa Rosa y causó revuelo a nivel nacional, ésta obligaba a la comuna a garantizar un puesto de trabajo para el hijo o la pareja de algún municipal que fallece o se jubila, en un plazo de 45 días. Pero la iniciativa será archivada, aunque en un principio la intendente la calificó de inconstitucional.

La ordenanza fue redactada por el concejal Marcial Ibarra, jefe del bloque justicialista, se aprobó originalmente por los siete votos de la oposición, que hoy gobierna el Departamento. La misma remarcaba la idea de garantizar un resguardo para la familia municipal, cuando el individuo se jubila o muere.

Santa Rosa tiene 17.000 habitantes , y la comuna del lugar es el principal empleador y prácticamente, una de cuatro personas tiene relación directa de trabajo con la municipalidad del Departamento.

Por lo tanto, Santa Rosa sufre escasez en la oferta laboral privada y es el Estado quien da puestos de trabajo.

Por Redacción