La Cámara de Diputados de la Nación, en conjunto con corredores inmobiliarios advirtieron que según la nueva ley, se vería afectada la oferta lo que causaría un aumento en los precios de los contratos.

Una de las principales modificaciones que propone la ley es la extensión de los contratos de dos a tres años, el aumento se deberá y será comparado en base al aumento de la inflación y del salario, y la limitación del depósito en garantía a solo el equivalente un mes de alquiler.

Si aprueba esta ley de alquileres los propietarios se verán más perjudicados, ya que en la actualidad reciben una rentabilidad baja que les van a fijar el mecanismo de actualización de precios.

”La extensión de dos a tres años complica también las cosas, porque no se sabe qué puede pasar en el país en tanto tiempo”, señaló Alberto Hoyos, gerente de la División Residencias de Adrián Mercado.