Imagen Ilustrativa

Luego de años en la espera de este proyecto, y en la mente de varios como alternativa logística, este mes salió la licitación de la expectante variante Palmira Agrelo, del departamento de Luján. La misma será una vía con el objetivo de concentrar la circulación de transportes de carga, que será desde la ruta 7 al corredor internacional, y así se podrá evitar que los mismos ingresen al Gran Mendoza.

La obra supera los 2.600 millones de pesos, convirtiéndose en uno de los mayores presupuestos de la provincia, y tiene un plazo de ejecución alrededor de tres años.

La construcción de la ruta tendrá su dirección al norte, en el cruce de la ruta 7, con la calle Lamadrid, en San Roque, que limita con Palmira, y que se extenderá hacia el sudoeste, prácticamente bordeando el río Mendoza hasta Agrelo, para unirse al corredor internacional después de recorrer unos 38 kilómetros.

Lo que todavía no se materializa en esta etapa, es la idea original del megaproyecto, que impulsa unir de la misma manera ese nudo vial cercano a Palmira con Jocolí para la conexión a San Juan.

La variante Palmira es la primera obra del nuevo corredor Cristo Redentor, que  cambiará para siempre la vía de conexión con Chile.

La obra es parte del Sistema Cristo Redentor, un gran aproyecto que requerirá de una inversión en el lado argentino de U$S750.000.000. La misma incorporará la reparación del túnel Cristo Redentor, el ensanche del túnel Caracoles y el levantamiento de galerías de vinculación. También se hará la rectificación de la curva de Guido y la construcción de una tercera trocha, además de la rehabilitación en el tramo de la curva de las Avispas.

Además se construirán las variantes de La Soberanía, Uspallata y obras de seguridad en la base del túnel y en el recorrido que conecta Potrerillos–Uspallata.

Por Redacción