Esta noche a las 21.30 Argentina se juega el pase a la final de la Copa América frente al anfitrión, Brasil. El DT Tité se mostró ansioso y cuenta que la presión del partido la tiene el local. En tanto, Scaloni, DT argentino, dijo que estará Kun Agüero desde el arranque pero el equipo lo definirá minutos antes.

Belo Horizonte, Brasil. Clima espectacular no sólo por la cuestión meteorológica que favorece a los altos cerros del Estado de Mina Gerarais. También miles de hinchas brasileños de todos los puntos coparon la hotelería para vivir el clásico del fútbol mundial. Desde Argentina cerca de seis mil espectadores que en su mayoría son de las provincias fronterizas, asisten al duelo futbolístico más importante después de la decepcionante presentación de la escuadra albiceleste en el Mundial de Rusia.

Argentina llega a esta instancia modificando esquemas y ganando gallardía a lo largo de los partidos. Cayó en el debut 2 a 0 ante Colombia dejando más interrogantes que certezas. Empató, en el mismo estadio donde define hoy semifinales, frente a Paraguay por un gol. Llegó por último, como cierre de la zona B, la victoria ante el invitado Qatar. El sábado pasado, en Río de Janeiro, consiguió la victoria frente a Venezuela y comenzaron a disiparse las nubes de magro rendimiento. Messi, hasta el momento, no aparece aunque una dosis mínima de explosión puede cambiar los pronósticos de éste partido.

Hoy, por la tarde, en un shopping cercano se encontraron barras argentinos y brasileños que sólo disputaron el duelo con cánticos. Brasil tiene una cicatriz que guarda con vergüenza y es el 7 a 1 que les propinó Alemania en el Mundial 2014. El Mineirao no es portador de buenos recuerdos.

La contienda ya está presentada. Volviendo al inicio, el clima es por demás óptimo. Para ambas formaciones la derrota es un fracaso y una mancha en la historia. Seguro, el que conoce el deporte de los botines y la pelota sabe de lo que hablamos. La Selección Argentina nuevamente comienza a tomar prestigio en las tapas de los matutinos del continente. Los pronósticos están todos dados para el local por su buen juego y su condición. Pero Argentina sabe y le gusta demostrar fútbol bajo presión.

Por redacción.