Lionel Messi no vestirá la camiseta de la Selección Argentina hasta 2019. El crack del Barcelona no jugará los seis partidos amistosos que disputará la albiceleste en lo que resta de 2018, de acuerdo a lo que CNN pudo confirmar con fuentes cercanas a Claudio Tapia, presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

Tapia reconoció en declaraciones a Radio Mitre que el pasado 20 de julio intercambió mensajes con Messi, con motivo del Día Internacional de la Amistad. Explicó que el diálogo se concentró en ese punto, que no hablaron del Mundial ni sobre el futuro. “Tenemos que tratar de dejarlo tranquilo, que él se reordene, que empiece su torneo en España y el año que viene ver”, puntualizó.

“La Pulga” tiene una excelente relación con el técnico interino de la Selección Argentina, Lionel Scaloni, así como con Pablo Aimar, quien es su ídolo desde la infancia. Con ellos conversó por teléfono en los últimos días, de acuerdo a fuentes cercanas al cuerpo técnico interino. En este contacto, según estas fuentes, Messi se pronunció sobre la necesidad de estar lejos de la selección nacional por un tiempo.

Scaloni, quien reemplazó en julio al despedido Jorge Sampaoli, contactó a Messi porque dará su primera lista de convocados este domingo. Argentina tiene dos partidos amistosos. El primero contra Guatemala el 7 de septiembre en el estadio Memorial Coliseum de Los Ángeles; y otro contra Colombia el 1 de septiembre en el estadio MetLife de Nueva Jersey.

CNN pudo confirmar, siempre de acuerdo a fuentes del núcleo de la AFA, que la estrella rosarina tiene una excelente relación personal con el presidente Tapia, Lionel Scaloni y Pablo Aimar. Esos elementos, según las mismas fuentes, han sido muy importantes para que Messi no haya tomado la decisión de renunciar a la Selección Argentina, ya que el fracaso en Rusia lo dejó con un notable bajón anímico.

Messi había renunciado a la selección nacional el 26 de junio de 2016, luego de la derrota ante Chile en la final de la Copa América Centenario de EE.UU. “Se terminó la Selección para mí (…) Es increíble pero no se me da”, manifestó en ese momento. Sin embargo, el jugador argentino revertió su decisión dos meses más tarde después del apoyo recibido por el público a través de redes sociales, la prensa y la dirigencia, quienes le pidieron que recapacitara.

Argentina perdió tres finales consecutivas. Esos fracasos causaron un fuerte impacto emocional en Messi. En 2014, en el Mundial de Brasil, perdió 1-0 ante Alemania. Fue derrotada nuevamente por el anfitrión de la Copa América de 2015 en Chile, después de un 4-1 en los tiros desde el punto penal. Chile la venció en la misma modalidad por 4-2 en la Copa América Centenario de 2016

Gentileza medios.