La Municipalidad de Santa Rosa calculó ese número de muertes en animales vacunos por la falta de agua y pastizales.

ESPACIO PUBLICITARIO, LA NOTA CONTINÚA DEBAJO.

En el Este de Mendoza, los productores ganaderos están desesperados, la terrible situación provoca que el ganado no se pueda mantenerse debido a la ausencia total de pasturas que sirven de alimento.

La inflación impidió que los productores vendieran sus animales y ahora se están muriendo por falta de pasturas.

A este pronóstico de sequía se suma que para los meses de noviembre y diciembre las precipitaciones serán inferiores a lo normal en un 40%, según los datos aportados por el Servicio Meteorológico Nacional.

Según los pronósticos la región atravesará una de las peores sequías en los últimos 33 años.