Hace 42 años, el famoso coro realizó un viaje por 11 países de Europa. De regreso y antes de llegar a la capital mendocina fueron recibidos en San Martín. Este fin de semana un grupo de ellos volvió a visitar el museo Las Bóvedas.

El coro de Niños Cantores de Mendoza tuvo su origen en 1956, en el colegio Murialdo y de la mano de su director, el profesor de música Víctor Volpe, quien abrió la convocatoria a chicos de otras instituciones y departamentos. A lo largo de su historia, por la calidad de sus voces y la excelencia interpretativa, el coro ha sido considerado uno de los mejores del mundo y en 1978, a la vuelta de una gira por Europa, el grupo pasó por San Martín. Este fin de semana y a 42 años de aquella visita, parte de aquel coro volvió a San Martín, donde fue recibido por el intendente Raúl Rufeil.

Al elenco estable del coro de Niños Cantores de Mendoza lo formaban casi 40 niños de entre 8 y 14 años. Entre sus muchos logros tuvo dos giras por Europa, una en 1968 y la segunda en 1978, que incluyó actuaciones en 24 ciudades de 11 países. A la vuelta de aquel segundo viaje, el coro hizo una pausa y paró en el museo Las Bóvedas, de San Martín, donde el intendente Pedro Pablo Agnesi, la Reina de la Vendimia departamental, Julia Fausti, y un grupo de funcionarios, fueron los encargados de recibir a la delegación.

Luego de 42 años de aquella visita, parte de los niños cantores del 78 volvieron al museo Las Bóvedas, donde recordaron historias, recorrieron el lugar y fueron recibidos por el intendente Raúl Rufeil, acompañado por los directores de Turismo, Jorge Corrales (también integrante del coro) y de Cultura, Laura Uano.

Eduardo Vázquez, uno de los miembros del coro que ya peina algunas canas, comentó que fue una experiencia “inolvidable” compartir dos meses en viaje por ciudades europeas siendo niños y entre muchas otras recordó como anécdota que “estábamos alojados en un convento y a Edu, un tocayo que tenía 11 años, se le había cerrado la habitación, así que se metió en otra pieza y caminó por la cornisa del convento y entró por la ventana a su habitación y estábamos a varios metros de altura. El director nunca se enteró sino el final hubiera sido otro”.

Palabras del intendente

El intendente de Gral. San Martín, Raúl Rufeil fue quien recibió a la delegación del coro y luego de escucharlos cantar y en una charla donde no faltaron las anécdotas y algunos obsequios, el jefe comunal señaló: “Es una alegría poder recibir a estos embajadores nuestros que nos representaron en todo el mundo. Hace 42 años los recibió un intendente que era médico como yo, el doctor Agnesi. Hoy me toca recibirlos y vamos a reconocer a este grupo que hizo historia, justamente en el Museo Histórico Municipal Las bóvedas, que guarda la llama votiva, que es el espíritu del General San Martín, tan caro a nuestro sentimiento sanmartiniano”.