El llanto de una bebé recién nacida estremeció a una chica del barrio Inmaculada Concepción de Rivadavia.

ESPACIO PUBLICITARIO, LA NOTA CONTINÚA DEBAJO.

La pequeña estaba en el patio de su casa y quien la encontró luego comprobaría que se trataba de su hermanita.

Minutos antes la madre de la beba había llegado a la guardia del hospital Saporiti, donde informó que había sufrido un aborto.

El hecho ocurrió a la 1.30 de ayer. Una mujer de 34 años  de apellido Bustos llegó a la guardia del centro asistencial del Este y le informó a la partera que la asistió que había sufrido el aborto de un embarazo de 4 meses, explicaron directivos del nosocomio.

Pero la profesional se dio cuenta de que el relato era inverosímil. La madre incluso tenía parte de la placenta.

«A los pocos minutos llegaron al hospital vecinos de la mujer con el bebé. Estaba vivo. Contaron que lo habían encontrado en el patio de la mujer», confió a Los Andes el subdirector del Saporiti, Abel José.

«La niña está en buen estado de salud y quedó internada en el servicio de Neonatología de nuestro hospital», agregó José.

La madre también quedó internada en ese centro asistencial en buen estado de salud y ya recibió asistencia psicológica. «Se la asistió con psicólogos y ahora vamos a diagramar un plan para trabajar en su control de natalidad porque este es el octavo hijo que tiene», confió el profesional.

«Evidentemente, psicológicamente la mujer no está bien. Se le dio intervención a la fiscalía y esperaremos las medidas que determine la Justicia», cerró el directivo.

De acuerdo a la reconstrucción del hecho que realizaron fuentes policiales, alrededor de la 1.30 de ayer Bustos quiso ir al baño porque sentía molestias.

Pero el sanitario estaba ocupado por lo que se dirigió al patio de su casa, ubicada en la manzana «D» del barrio Inmaculada Concepción, y se sentó.

Así dio a luz a la beba, pero se desmayó y la dejó en el jardín. Los investigadores analizan si creyó que su octavo hijo estaba muerto o si el plan fue terminar con la vida de la pequeña.

Una de las hijas de la mujer salió al patio y encontró a la criatura cubierta de polvo. Tenía hipotermia y algunos rasguños. Así fue trasladada al hospital, donde quedó internada y se comprobó que pesaba 3 kilos y 400 gramos.

Fuente: Los Andes