Arduo trabajo en Luque, Paraguay, saldando las rencillas pendientes de Copa América Brasil 2019. Primero fue la expulsión de Chiqui Tapia de la representación en FIFA. Luego fue el turno de la controversial tarjeta roja de Lionel Messi frente a Chile. 

El Tribunal de Disciplina de la Conmebol resolvió sancionar a Lionel Messi con una partido de suspensión y una multa de 1.500 dólares por la expulsión en el partido por el tercer puesto de la Copa América entre Argentina y Chile. En aquella ocasión, el árbitro paraguayo Mario Díaz de Vivar decidió mostrarle la tarjeta roja tanto al astro rosarino como al defensor Gary Medel por un encontronazo entre ambos, que debió ser resuelto con un acrílico amarillo para cada uno.

Falta una resolución más

El Tribunal todavía debe resolver el expediente por las críticas contra la Conmebol y el arbitraje realizadas por Messi luego de la semifinal ante el local (en la que el ecuatoriano Roddy Zambrano omitió dos penales en favor de Argentina) y el encuentro frente a Chile, momento en el que habló de «corrupción» y en el que subrayó que la Copa estaba «armada para Brasil».

Por las declaraciones, la AFA hizo un descargo la semana pasada, en el que planteó que cuando Messi habló de «corrupción» se refirió al arbitraje y no a la organización del torneo o a la Conmebol. Además, el propio delantero de Barcelona hizo llegar una carta de disculpas, alegando «estrés emocional» tras la roja por la gresca con Medel. Vale remarcar que la sanción al zaguero chileno aún no fue comunicada.

Por redacción.