Durante el viernes y parte del sábado en el Este de Mendoza, estafadores, se hacen pasar por la ANSES y llaman telefónicamente con la excusa de ayudar a cobrar la IFE. El objetivo es tomar el control de la cuenta bancaria de la víctima y robar dinero. Estas actividades ilícitas crecieron en pandemia y se repite en todo el País.

Estafadores en Argentina están implementando una modalidad de engaño que consiste en comunicarse telefónicamente con potenciales víctimas, hacerse pasar por gestores de la ANSES y convencer a las personas de que las están llamando para ayudarlas a cobrar el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). Lo que termina sucediendo es que los estafadores obtienen las credenciales del home banking de la víctima, secuestran su cuenta y sacan un préstamo a su nombre.

Según nos cuenta la periodista Cecilia Bona, quién compartió a través de su cuenta de Twitter días atrás la situación que sufrió un familiar, los estafadores se comunicaron primero vía WhatsApp diciendo que eran de la ANSES, que le correspondía el Ingreso Familiar de Emergencia y que se contactaban para ayudarla a cobrar el beneficio. Sin tener conocimiento de quienes tenían acceso a la IFE y dada la incertidumbre económica que muchas personas atraviesan por la situación actual que se vive a raíz de la pandemia, la posibilidad de obtener el beneficio resultó atractiva y cayó en el engaño, nos explica.

La modalidad:

“Durante la comunicación telefónica la iban derivando a distintos supuestos operadores de ANSES para distraerla e incluso utilizaban el mismo audio que utiliza la entidad oficial para las llamadas en espera, lo que daba la sensación de ser el organismo oficial”, cuenta Cecilia. Una vez en el cajero y confiada de que todo era legítimo, siguió los pasos que le iban diciendo y, creyendo que estaba ingresando el código para cobrar la IFE, modificó su clave de home banking por una que le indicaron los estafadores.

Una vez que tuvieron acceso a su cuenta solicitaron un préstamo preaprobado a nombre de la víctima por 200.000 pesos a pagar en 36 cuotas. Lamentablemente, si bien RedLink el miércoles detectó movimientos sospechosos, detuvo la transferencia y bloqueó el acceso a la cuenta, recién el jueves pudo volver a recuperar el acceso. Sin embargo, los estafadores para ese entonces habían llegado a transferir 80.000 pesos. En un primer momento pensaron que habían robado el dinero que había en la cuenta, hasta que comprobaron que habían solicitado un préstamo.

Al denunciar lo que ocurrió en el banco, la entidad financiera les comentó que muchas personas están siendo víctimas de esta estafa y que la única opción que tenían era cancelar parte del préstamo y pagar en cuotas el resto.

ANSES no realiza llamados ni solicita datos personales vía correo o SMS

En junio la ANSES presentó 156 denuncias por casos de estafas en varias provincias del país en las que se hacían pasar por empleados del organismo para engañar a eventuales beneficiarios de la IFE. Pero las llamadas telefónicas no son la única vía explotada por los delincuentes. También están utilizando el correo electrónico y falsas páginas de Facebook para obtener el CBU o el usuario del Home Banking, aseguran los medios.

En Mendoza es muy fácil detectar el fraude porque llaman desde un número con característica de Buenos Aires y dicen llamar desde Mendoza.

Desde que comenzó el período de confinamiento obligatorio y ante el aumento de las denuncias, la ANSES comunicó en más de una oportunidad que en ningún caso el organismo solicita datos personales o bancarios de manera telefónica, por correo electrónico o a través de mensajes de texto.

Además, la entidad recomienda que en caso de recibir algún llamado o contacto en nombre de la ANSES no brindar información personal. “No debemos proporcionar datos personales en llamados telefónicos que no realizamos nosotros, por más que parezca ser algo legítimo”, explica Luis Lubeck, especialista del laboratorio de ESET Latinoamérica.

Por redacción.