Los vecinos de Colonia TracciA?n de Palmira ya no saben cA?mo llamar la atenciA?n por una dotaciA?n de agua potable y condiciones de vida mA�nima. Aseguran que los lugareA�os estA?n en riesgo permanente.A�

Las antiguas civilizaciones de este lado del planeta elevaban sus pedidos y sus agradecimientos a los dioses quemando imA?genes u objetos que simbolizaban sus vivencias y sus deseos.

Unas 45 familias que viven en las antiguas edificaciones del ferrocarril en la ciudad de Palmira hicieron este ritual pero movidos por la bronca y la desesperaciA?n.A�Es lo que se llama el barrio Colonia TracciA?n a metros del reconocido puente que cruza el rA�o Mendoza y accede a la ciudad sanmartiniana de Palmira.

En realidad se trata de un terreno del ferrocarril que al final de ese pasaje ancho y flanquedo por la viviendas de los reclamantes se encuentra un basural que lo produce un vecino que acumula materiales de deshecho sin importarle el perjucio que produce para el resto de la vecindad.

Uno de los afectados, Kevin que vive con su familia (esposa y dos hijos pequeA�os) en ese espacio se quejA? por los efectos que la mugre produce en su pequeA�a casa que estA? invadida por los pericotes que se florean por el lugar como apropiadores del predio.

Kevin es un metalA?rgico que se gana la vida haciendo rejas para que la gente se sienta mA?s segura. A�l y su mujer ahora tienen miedo de la represalia del vecino abusador y de la determinaciA?n del Estado ya que desde el Organismo Administrativo Local de la Dinaf le han advertido que si no mejoran las condiciones de salubridad le quitarA?n el cuidad de sus pequeA�os hijos para resguardarlos del riesgo contante de contaminaciA?n.

La humareda y el fuego no dejaban ver lo que se quemaba hasta que los bomberos lograron apagar el incendio se vio toda porquerA�a acumulada entre caA�os e hierros retorcidos.

Pero sobre el fondo de esa escena se levanta una estructura metA?lica que sostiene a dos tanques que, segA?n los vecinos construida por el ferrocarril para que se transformen en cisternas de agua potable para la barriada.

A causa de la barricada de deshechos, denuncian los reclamantes que no pueden acceder al caA�o principal de esos tanques y el otro problema es que no estA? claro quiA�n podrA�a dotarlos de agua para almacenarlas en esos tanques amarillos que parecen un mangrullo en el lugar devastado por la suciedad.

Sobre todo las mujeres del barrio estaban dispuestas a esta altura de hacer escuchar el reclamo por agua, limpieza y seguridad. SeA�alaron a la municipalidad de San MartA�n, primero y a Aysam, le empresa estatal proveedora de agua potable como las responsables de esta situaciA?n.

QuA� dice el Estado

El intendente Jorge GimA�nez aceptA? conocer el caso e inmediatamente mirA? hacia el Ferrocarril y despuA�s a la empresa de agua.

GimA�nez seA�alA? que no puede meterse para limpiar el terreno que es del ferrocarril y que la responsabilidad de dar agua sana a esos vecinos es del Estado Provincial. Dijo haber hablado con el ex intendente de Rivadavia, Gerardo Del RA�o que ahora es funcionario del EPAS, el ente regulador de la calidad del agua.

Mientras Richard BatagiA?n el titular de Aysam fue tomando nota de la situaciA?n tras la consulta periodA�stica y remarcA? que estudiarA�a el caso para luego dar una respuesta.

Fuente: Diario UnidiversidadA�