Los protectores solares subieron hasta 100% en un año. Son pocas las prepagas u obras sociales que cubren el costo de estos productos. Se pueden gastar unos $ 4.500 al mes.

En lo últimos doce meses los protectores solares aumentaron hasta 100% en las góndolas de los supermercados, impulsados por la inflación, la suba del dólar y los movimientos de precios por temporada alta. En consecuencia, tomando en consideración el uso recomendado para una persona adulta, hoy se pueden llegar a gastar más de $ 4.000 en ese producto durante el Verano.

De acuerdo a un relevamiento realizado por Los Andes, la mayoría de las marcas venden los potes de 200 ml. entre los $ 500 y los $ 800 (también hay más caros), mientras que hace un año los valores iban de $ 250 a $ 400. En algunos casos los incrementos llegan el 100%, un valor que supera ampliamente la inflación acumulada en el último año, que llega al 49,8%, según la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE).

José Vargas, economista y director de Evaluecon, explicó que las subas por encima del promedio se deben a tres factores. Por un lado, indicó que la mayoría de los protectores que hay en el mercado son importados, lo que implica una alta dependencia del valor del dólar, que desde noviembre de 2018 subió 58%, pasando de $ 39,63 a $ 62,90. “Son muy pocas las marcas de producción nacional. El resto vienen de afuera del país y son muy sensibles al incremento del tipo de cambio”, comentó.

El segundo disparador, de acuerdo al economista, es la inflación interna, que empuja hacia arriba el precio de los protectores tanto como a otros productos. Por último, Vargas mencionó el factor estacional. “Son productos que concentran su demanda en los meses de Verano, por lo que los precios tienden a subir en esta época. Además, a lo largo del año los consumidores pierden referencia del precio y cuando van a comprar, afrontan todo el incremento de golpe”, subrayó.

Si se compra una marca que en los supermercados se vende a $ 500 (es una de las más económicas), se deduce que se pueden llegar a gastar $ 1.500 por persona al mes y unos $ 4.500 en el Verano.

De todas formas, las especialistas señalaron que lo importante, además del fotoprotector, es no exponerse a la radiación UV (ultra violeta) de 10 a cuatro de la tarde. Además, consideraron que lo ideal es mantenerse bajo la sombra de árboles y que hay elementos como las paredes blancas, la arena o el agua que son superficies reflectantes y empeoran la exposición.

“Lo ideal es usar sombreros, sombrillas, anteojos con protección UV (certificados) y usar fotoprotectores de calidad. Esto se puede saber observando si han sido aprobadas por organizaciones de contralor como la Anmat, a nivel nacional o la FDA a nivel internacional”, explicó María Papaliu jefa del Servicio de Dermatología del Hospital Central.

Además, la dermatóloga aseguró que el término “pantalla” no existe, es incorrecto. Lo que se debe tener en cuenta es que los protectores sean de alto espectro, es decir que prevengan tanto de los rayos UV A como UV B.

Fuente: Los Andes