Luego de participar en la reunión de gobernadores encabezada por el Presidente Mauricio Macri,el Gobernador Alfredo Cornejo anunció que “el vino y los espumantes no tendrán impuestos internos”. El mandatario provincial aseguró que fue el mismo Presidente quien le dio la noticia.

En este sentido, Cornejo explicó que junto al sector vitivinícola y al ministro de Economía, Infraestructura y Eenergía, Martín Kerchner, mantuvo un encuentro con el ministro de Producción de la Nación, Francisco Cabrera, a quien le plantearon “los fundamentos de porqué los vinos y espumantes no podían soportar un impuesto interno. Entendemos que hemos sido escuchados. Macri me ha confirmado que el impuesto al vino no va al Congreso, así que queda en 0%”.

Letra chica del acuerdo

«Les he pedido un esfuerzo a todos y vos sos el primero que me planteás problemas». Frase humorada de Macri hacia el gobernador Cornejo. Recién terminaba la reunión con los gobernadores y el Presidente recibió en su despacho al «abanderado del vino».

El análisis que se planteó fue por otro lado. Una maniobra discursiva que llevaba bajo la manga y era la carta más fuerte. Es que la caída del gravamen al vino no tendría un impacto fiscal tan importante como sí lo tendría a nivel político por los resultados de las últimas elecciones legislativas. Según fuentes de gobernación, el discurso del Mandatario provincial apuntó al daño que haría el impuesto a la industria, sí, pero con una música de fondo: los votos y bancas ganadas.

Por Redacción