Hoy se conoció la noticia de que no hay un solo evento bailable habilitado en la Zona Este de Mendoza para este 24, lo que deja como única opción a las fiestas clandestinas, que ya son una mala costumbre que se arraiga.

Luego de la euforia tras publicación del decreto provincial N° 1650, que según entendía el sector del entrenamiento, habilitaba los eventos bailables en la provincia de Mendoza, al aire libre y con un máximo de 250 personas, la realidad es otra, y no hay una sola fiesta habilitada en la zona este.
.
Tras festejar la noticia, que pese a no ser una solución económica, representaría un volver a trabajar después de 9 meses parados, empresarios del entretenimiento esperaron el decreto reglamentario, para tener más precisiones sobre cómo sería el regreso, y este nunca llego. Tampoco llegó ningún protocolo, pese a que desde la cámara que los nuclea (IDEAR Cuyo), elaboraron y entregaron uno al gobierno.

El decreto N° 1650 tiene tantos grises, que muchos salones de fiestas y discos entendieron que ya se podía bailar respetando las medidas de distanciamiento, y no fue así. Resulta que cada municipio hizo lo que quiso con el decreto, algunos decidieron acortar el horario de cierre a las 4:00, desconociendo la ley provincial de diversión nocturna. Otros directamente dijeron que «no se habilita nada», y la constante fue decir: «no sabemos nada», o «no hay nada claro», «esperamos que el Ministerio de Seguridad diga cómo interpreta el decreto»; son algunas frases que los empresarios encontraron en los municipios cada vez que consultaban, aseguraron del sector.

Lo cierto es que, luego de 8 días de publicado el decreto que supuestamente «habilitaba» a bailar en eventos controlados, no hay uno solo de ellos, ni boliches habilitados para bailar este 24 en la zona este, y sólo queda la opción de las fiestas
clandestinas.

En el mediodía de este miércoles, la información fue conocida a través del Subsecretario de Relaciones con la Comunidad del Ministerio de Seguridad de Mendoza Néstor Majul, quien aseguró que los únicos dos eventos autorizados en la provincia son: «La finquita», en San Carlos y La Chimere, en Las Heras. Lo que resulta muy extraño, ya que siempre hubo gran cantidad de ellos en la zona, pero esta vez ninguno llegó a ser habilitado.

De esta manera, los que quieran salir a festejar en el Este de la provincia, no tienen otra opción que hacerlo en la clandestinidad, con el peligro que esto acarrea. Eso sí, «Respecto a las fiestas clandestinas hemos trabajado con los municipios para llegar antes de que se inicien. Estamos viendo las redes sociales y le pedimos a la gente que si se entera de alguna lo denuncien», aseguró Majul.