El padre Michael se despidió con una emotiva carta para la comunidad de Campo Papa y de todos los que acompañaron su camino como sacerdote. En la misma explica que formará una familia con una mujer de la cual se enamoró. Lejos de juzgarlo muchos apoyaron la decisión personal de Michael Belmont quien dedicó parte de su vida a los más necesitados.

El padre Michael Belmont revolucionó cada espacio por el que paso. Al estilo Mugica su labor como párroco siempre dejó huellas. Uno de los más importantes fue su compromiso con la comunidad de Campo Papa en el Centro Barrial de la Capilla María Madre donde funciona un emprendimiento de panadería, talleres de deporte, arte, expresión corporal y uno educativo para comenzar y continuar la secundaria.

De su decisión no se conocen muchos detalles oficiales, aunque dejó una carta donde expresa su voluntad de formar una familia.

Su carta de despedida 

"Querida Comunidad y queridos amigos:

Quería llegar a todos a través de esta carta ya que el pasado jueves avisaron de mi decisión de dejar el ministerio sacerdotal.
Primero deseo expresarles que mi corazón está lleno de agradecimiento a cada uno de ustedes y por todo lo vivido juntos. He sido muy feliz con ustedes y los llevaré siempre en mi corazón. He tomado la decisión de armar un proyecto de vida de familia, seguir juntos con ella a Jesús y, desde la familia seguir ayudando a los más pobres.

Agradecerles profundamente la mirada comprensiva y misericordiosa que han tenido conmigo estos días. También les pido perdón por el dolor y en algunos, el enojo, que puedo haber causado por mi decisión.

Para todos los que cariñosamente me han preguntado como está mi corazón, les comparto que tengo mucha paz y muy agarrados de la mano del Dios de la Misericordia, emprendemos este nuevo camino. Los quiero mucho y me encomiendo a sus oraciones. Michael." 

Su obra en Campo Papa quedó plasmada en un documental realizado por un grupo de jóvenes mendocinos, que quisieron registrar hasta donde es posible que la voluntad de uno sea la de muchos. El mismo comienza con las palabras de este sacerdote que ahora no esta, pero seguirá estando.

 Por Redacción