Un corto elaborado por el Fondo Vitivinícola, de poco más de dos minutos, en donde se plasma una versión libre del histórico día del 25 de mayo de 1810 es el que está en el ojo de la tormenta. Bodegas de Argentina distribuyó un fuerte comunicado. El escrito y el video, en la nota.

Esta vez la publicación de un video descontracturado en el marco de los festejos por el 25 de mayo fue la que encendió la mecha. En el mismo, los creativos que lo elaboraron se preguntan: «¿Cómo hubiera sido la historia de aquellos patriotas de 1810 con el vino compartiendo escena en los debates, en el Cabildo Abierto, en la gestación de un tiempo nuevo?»

El Fondo Vitivinícola Mendoza creó un relato que, en clave de humor, invita a imaginar un 25 de mayo con algunos matices diferentes. “Es un pequeño homenaje a los revolucionarios de 1810 y también a los revolucionarios actuales, que apuestan a la innovación, que no se detienen ante los desafíos y que los transforman en oportunidades para que nuestra Bebida Nacional esté más cerca de los consumidores”, dicen desde esta institución dedicada a la promoción del vino en nuestro país.

El audiovisual en cuestión produjo una fuerte ofuscación en varias casas vitivinícolas, y el rechazo de Bodegas de Argentina, sumando a la larga lista de diferencias que la institución mantiene con el Fondo Vitivinícola Mendoza, una más.

El video muestra a próceres argentinos reuniéndose en torno al llamado del Primer Gobierno Patrio en situaciones que tienen como eje el vino, que lejos de enaltecerlo, lo describe en imágenes y en palabras como parte de un consumo abusivo y no deseado, en medio de la hazaña patriótica del 25 de Mayo. Lejos está la publicidad de comunicar respeto por la historia del país, por la identidad argentina, y por el vino, bebida nacional.

Nuevamente observamos cómo los fondos del sector son aplicados por unos pocos en una publicidad, que además de vulgar y lejos de posicionar al vino en el mercado doméstico, se burla de nuestra historia. Un ejemplo más, de cómo se dilapidan los magros recursos de la promoción por una entidad que recauda del sector al que no tienen en cuenta y no consulta para sus acciones. Somos quienes producimos y vendemos vinos en el país y en el mundo. Gracias al trabajo de nuestros especialistas en marketing, conocemos a los consumidores, sus gustos y cómo llegar con piezas que generen impacto, sin embargo, la soberbia de algunos, nos impide participar en dichas decisiones.

Por las razones expuestas, Bodegas de Argentina solicita un espacio para las bodegas que operan efectiva y mayoritariamente en el mercado interno y externo, constituyan un comité de aprobación del material de difusión que se realiza con el aporte de los recursos de los contribuyentes mendocinos y de los establecimientos vitivinícolas a través de la contribución obligatoria.

Apelamos a las autoridades para que revean el funcionamiento del Fondo Vitivinícola Mendoza en la aprobación de las publicidades que genera para la promoción del vino argentino en el mercado interno.

Fuente: MDZ