Más de 150 mil devotos renovaron sus esperanzas y pidieron por pan y trabajo a San Cayetano.

ESPACIO PUBLICITARIO, LA NOTA CONTINÚA DEBAJO.

El pasado lunes, en la localidad de Orfila, se realizó el tradicional festejo religioso en honor a San Cayetano, donde una multitud estuvo visitando el santuario. Además, se llevó a cabo la tradicional procesión de antorchas. De los actos oficiales participó el Intendente Mario Abed, autoridades del ejecutivo departamental, ediles, autoridades provinciales, eclesiásticas y de la policía de Mendoza.

Según datos oficiales más de 150 mil personas pasaron durante toda la jornada por el santuario, donde se honró al Santo del Pan y del Trabajo. El operativo de seguridad estuvo a cargo de la Policía de Mendoza. Además, inspectores del Municipio llevaron a cabo el control en puestos de comidas y venta de artículos religiosos.

Los festejos dieron inicio con la Novena (entre el 29 de julio y el 6 de agosto) con misas durante esos días y una especial por los enfermos y ancianos.

El lunes, el festejo central estuvo presidido por el Obispo Auxiliar Monseñor Dante Braida y posteriormente se llevó a cabo la procesión de antorchas por los viñedos de la zona, dando un marco especial a la celebración.

"Venimos todos los años. Es sagrado para nosotros este día, gracias a Dios tenemos pan y trabajo, agradecemos por eso pero también pedimos por los que no lo tienen, por aquellas personas que la están pasando mal en estos tiempos que corren", comentó Estela, una vecina de Junín que año tras año camina hasta Orfila con su esposo e hijos al santuario.

Por Redacción