Silva llegó a su casa, que será su prisión hasta el juicio por la muerte de Fortunato. (Foto: Diario Los Andes)

Finalmente la Cámara Penal de Menores (Cámara de Apelaciones de San Rafael), decidió de manera unánime cambiar la carátula del caso Fortunato-Silva y que la acusada, Julieta Silva acceda a la prisión domiciliaria.

Así lo decidieron los jueces Alejandro Celeste, Néstor Murcia y Jorge Yapur, luego de que escucharan los alegatos de la defensa, a cargo de Alejandro Cazabán, de la querella, a cargo de Indiro Fernández y de la representante del Ministerio Público Fiscal, Andrea Rossi.

Con esto, la situación de Julieta Silva se vio beneficiada ya que sobre la joven pesaba la imputación de homicidio agravado por el vínculo y por alevosía.

Ahora la fiscal Rossi deberá avanzar en dos opciones: el homicidio simple con dolo eventual o el homicidio culposo agravado.

Los padres de Genaro hablaron al cierre del debate antes de conocerse la sentencia. Fueron los jueces quienes le dieron la posibilidad de hacerlo. Primero fue la mamá, que dijo que «nadie nos va a devolver a mi hijo, lo digo con el dolor de madre que tengo, nadie está exento de que le suceda algo similar, ella nos destrozó la vida». Luego habló el papá, que pidió «algo justo, lo que corresponda». Silva los escuchó entre llantos y se negó a hablar, aunque los jueces le dieron la posibilidad de hacerlo.

Por Redacción