El gobernador Alfredo Cornejo cuestionó la decisión de imponerle al vino un impuesto interno, además de la calificación de «bebida insalubre» que hizo el Gobierno nacional. El mandatario aseguró que defenderá a la industria aunque eso implique enfrentarse a la Nación.

«Más allá del porcentaje, lo más llamativo es que se lo caracterice como una bebida no sana. Hemos luchado durante muchas décadas para demostrar que el vino no es perjudicial en sí mismo, como sí son las gaseosas y la cerveza. Que se lo ponga al mismo nivel es una cosa inadmisible», declaró Cornejo ante los medios.

Según el gobernador, seguirán las negociaciones para volver a la exención que tiene esa bebida. «En el primer borrador estaba al 25% , luego al 20%, luego al 17% y ahora se ha presentado al 10%, con diferencial de la cerveza y las gaseosas. Aspiramos a mantener las condiciones que se tenían anteriormente, visto el mercado, donde compiten cervezas, vinos y gaseosas», dijo Cornejo.

Plan de acción

El Gobierno provincial además prepara una estrategia ante la Nación para marcar la diferencia entre la producción de vino y otras bebidas, los argumentos en los que se basan para negociar son:
  • Se trata de una economía regional con más de 230 mil hectáreas plantadas en el país.
  • Genera más de 380 mil puestos de trabajo.
  • No es un mercado concentrado.
  • Ha sido designado por ley como Bebida Nacional.
  • Es considerado un alimento y genera beneficios en la salud y no está asociado a excesos.
Por Redacción