Segun los datos proporcionados por el INDEC las mujeres mendocinas padecen en masa el fenómeno de la desocupación. Están diez veces peor que la vecina provincia de San Luis y  por debajo de la ocupación registrada en San Juan.

Si son jóvenes la situación se complica más aún. Aunque preocupa la falta de futuras jubiladas.

Una de cada diez mujeres que está buscando trabajo en el Gran Mendoza no lo consigue (9,8%). Esto es más del triple que en San Juan y casi 10 veces más que San Luis. En el Gran San Juan la tasa de desocupación en mujeres es de 2,8% mientras que en el Gran San Luis es de 1%. Los bajos indicadores de las provincias vecinas hacen descender el promedio de la región y lo posicionan en 6,8%. Por otra parte la desocupación alcanzó a 7,3% de los varones locales, lo que denota la brecha.

Jefas de hogar

El 27% de los hogares argentinos con menores son monoparentales y, de estos, el 60% tiene jefatura femenina. Los hogares monoparentales representan el 66% de los hogares pobres y los que tienen jefatura femenina son el 60%.

Dato alarmante

Cien mil mujeres al año no podrán acceder a la jubilación si el gobierno argentino no extiende la vigencia de una ley que permite regularizar la falta de aportes. La situación tiene como marco un creciente proceso de feminización de la pobreza en Argentina.

Con 60 años cumplidos, lo primero que hizo Beatriz Villegas fue ir a la sede de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) más cercana a su barrio en Monte Grande, en la provincia de Buenos Aires. Iba con la ilusión de poder tramitar la jubilación por moratoria, aquella que regula la ley 24.476, que permitió que 1.796.439 mujeres se jubilaran hasta el año 2016 sin haber llegado a los 30 años de aportes.